We, the People!

jueves, 25 de febrero de 2010

miércoles, 24 de febrero de 2010

Cómo destrozar la ciudad en un segundo y medio? Made by Edward Elric

FullMetal Alchemist 1(porque supongo habra varios)






Bueno hay que ser sincero, cuando uno está obsesionado, ESTA OBSESIONADO! no hay otras palabras que puedan describir esta sensación (o tal vez si pero...) El punto es que ya me parecía raro que este sea MI blog y no tenga nada de FullMetal ♥ así que... POR ALGO SE EMPIEZA.










lunes, 22 de febrero de 2010

ArcoIris.-

Cuando era chica sabía de memoria el orden de los colores del arcoiris. Ahora ni me los acuerdo. Pero, de pura casualidad, me encontré con un tema (de una historia loca que hicimos con un amigo) que tiene que ver (mucho) con estos 7 colores.
Investigue para saber cuales eran (de nuevo) Y ahora (mas o menos) los vuelvo a saber.
Pero solo por un factor: unas palabras (sin sentido, creo) en ingles:
ROY G BIV
que significan (en ingles): Red Orange Yellow Green Blue Indigo & Violet. (Rojo, Naranja, Amarillo, Verde, Azul, Indigo y Violeta) Y están en el orden del arcoiris. Ahora me va a ser más fácil recordarlo♥

Lo que la lluvia se llevó y lo que mojó.

Lluvia, es eso lo que ya no me banco. ¿Cómo es que llueve acá si no lo necesitamos? ¿Porque no llueve en la India?, al menos así allá están contentos. Y acá dejamos un poco de estar adentro. Aunque si no lloviera todos los días, estoy casi segura de que en este momento estaría bailando bajo la lluvia. Porque no hay cosa más hermosa que sentir las gotitas frías caer sobre el cuerpo tibio.
En este momento, estoy sentada en mi cama, abrazando la niñez que aún tengo y viendo como mi vidrio se moja poco a poco, y cómo bajan deslizándose lentamente cada una de las gotas. No digo que sea lo más divertido que alguien haya alguna vez podido hacer; sólo digo que es algo hermoso, maravilloso, fascinante. Y perfecto

La Masita Feliz

domingo, 21 de febrero de 2010

Color Esperanza

Sé que hay en tus ojos con solo mirar
que estas cansado de andar y de andar
y caminar girando siempre en un lugar
Sé que las ventanas se pueden abrir
cambiar el aire depende de ti
te ayudara vale la pena una vez más

Saber que se puede, querer que se pueda.
Quitarse los miedos: sacarlos afuera.
Pintarse la cara color esperanza
tentar al futuro con el corazón.

Es mejor perderse que nunca embarcar
mejor tentarse a dejar de intentar
aunque ya ves que
no es tan fácil empezar
Sé que lo imposible se puede lograr
que la tristeza algún día se irá
y así será la vida cambia y cambiará
Sentirás que el alma vuela
por cantar una vez más
Vale más poder brillar
Que solo buscar ver el sol

Saber que se puede, querer que se pueda.
Quitarse los miedos: sacarlos afuera.
Pintarse la cara color esperanza
tentar al futuro con el corazón.


Diego Torres

Adónde van?

¿Dónde van las luces que no duermen? ¿Y las palabras que nunca llegaron al papel? se pierden en el tiempo, florecen en secreto en el cielo pintado de cualquier atardecer. ¿Dónde van todos los sentimientos cuando de repente se lastima un corazón? Se escapan por la espalda, lejos de las miradas o quedan solitarios para siempre en un rincón. ¿Dónde van las sombras por la noche?
¿y las voces que nunca se llegan a escuchar?
Se pierden en el tiempo, se mezclan con el viento
y dejan que los lleven en un viaje sin final.

¿Dónde van las melodías? Si en tu alma para ellas no hay lugar. ¿Dónde duermen las palabras hasta que el sol las viene a despertar? ¿Dónde van las horas tibias del amanecer? ¿Dónde van las manos si no acarician la piel?


¿Dónde van los besos que olvidamos una vez? ¿Dónde están las marcas escondidas de tu piel? ¿A dónde van tus sueños? Yo quiero ser el dueño, el tesoro más preciado guardaré...


"SÉ QUE HAY EN TUS OJOS CON SOLO MIRAR,
QUE ESTAS CANSADO DE ANDAR Y DE ANDAR
Y CAMINAR GIRANDO SIEMPRE EN UN LUGAR.
SÉ QUE LAS VENTANAS SE PUEDEN ABRIR,
CAMBIAR EL AIRE DEPENDE DE TI"

_________@@@@@@@@__________@@@@
________@@@________@@_____@@@@@@@
________@@___________@@__@@@______@@
________@@____________@@@__________@@
__________@@________________________@@
____@@@@@@______@@@@@___________@@
__@@@@@@@@@__@@@@@@@_________@@
__@@____________@@@@@@@@_______@@
_@@____________@@@@@@@@@_____@@
_@@____________@@@@@@@@___@@@
_@@@___________@@@@@@@______@@
__@@@@__________@@@@@________@@
____@@@@@@_______________________@@
_________@@________________________@@
________@@___________@@__________@@
________@@@________@@@@@@@@@@@@
_________@@@_____@@@_@@@@@@@@
__________@@@@@@@@ @@@@@@
___________@@@@@_@
____________________@
____________________@
_____________________@
______________________@
_______________________@____@@@
_______________@@@@__@__@____@@
_____________@_______@@@____@@
______________@@@@____@__@@
_______________________@
______________________@


Ciruelo





























Ilustration by: Ciruelo

Ojala


Ojala se te acabe la mirada constante
la palabra precisa, la sonrisa perfecta
ojala pase algo que te borre de pronto
una luz cegadora, un disparo de nieve
ojala por lo menos que me lleve la muerte
para no verte tanto, para no verte siempre
en todos los segundos, en todas las visiones
ojala que no pueda tocarte ni en canciones

Unicornio Azul

Mi unicornio azul ayer se me perdió,
pastando lo deje y desapareció.
cualquier información bien la voy a pagar.
las flores que dejó
no me han querido hablar.
Mi
unicornio azul
ayer se me perdió,
no sé si se me fue,
no sé si extravió,
y yo no tengo más
que un
unicornio azul.
si alguien sabe de él,
le ruego información,
cien mil o un millón
yo pagaré.
mi
unicornio azul
se me ha perdido ayer,
se fue.
Mi
unicornio y yo
hicimos amistad,
un poco con amor,
un poco con verdad.
con su cuerno de añil
pescaba una canción,
saberla compartir
era su vocación.
Mi
unicornio azul
ayer se me perdió,
y puede parecer
acaso una obsesión,
pero no tengo más
que un
unicornio azul
y aunque tuviera dos
yo solo quiero aquel.
cualquier información
la pagaré.

CLARO DE LA LUNA

En el claro de la luna
donde quiero ir a jugar,
duerme la reina fortuna
que tendrá que madrugar.
mi guardiana de la suerte,
sueña cercada de flor
que me salvas de la muerte
con fortuna en el amor.
Sueña, talismán querido,
sueña mi abeja y su edad;
sueña y si, lo he merecido,
sueña mi felicidad.
Sueña caballos cerreros,
suéñame el viento del sur,
sueña un tiempo de aguaceros
en el valle de la luz.
Sueña lo que hago y no digo,
sueña en plena
libertad,
sueña que hay días en que vivo,
sueña lo que hay que callar.
Entre las
luces más bellas
duerme intranquilo mi amor
porque en su sueño de estrellas
mi paso en tierra es dolor.
Mas si yo pudiera hacerle
miel de abeja en vez de sal
a qué tentarle la suerte
que valiera su soñar.
Suéñeme, pues, cataclismo,
sueñe golpe largo y sed,
sueñe todos los abismos,
que de
otra vida no sé.
Sueñe lo que hago y no digo,
sueñe en plena libertad,
sueñe que hay días en que vivo,
sueñe lo que hay que callar.
Sueñe la talla del día,
del día del que fui y del que soy
que el de mañana, alma mía,
lo tengo soñado hoy.
On a summer holiday, you can get a funny day with friends.

Todo ser se merece que se lo observe detenidamente para poder juzgarlo. Todo ser quiere que no lo molesten. Quiere paz. Tranquilidad. Serenidad absoluta, paz.
Si detenemos todos los relojes. Si paramos de estar siempre apurados. Si nos frenamos un poco y escuchamos, vamos a poder oír la tranquilidad del mar.
¿Se dan cuenta todos?
Es tan fácil como eso. Sólo hace falta un botón pausa para poder oír nuestro alrededor y poder conectarnos unos con otros, todos con uno, uno con todos, uno con el mundo.
Pero nadie tiene tiempo. Nadie dice tenerlo, al menos. Lo que en realidad no saben es que el tiempo es eterno. Y podemos tranquilamente estirarlo como queramos y tomarnos ese minuto para conectarnos con el que esté al lado. Así al menos sabemos lo que le podría pasar o le está pasando o ya le pasó.
Es importante preocuparse por uno mismo, sí. Pero no nos concentremos sólo en nosotros. Podríamos escuchar los problemas de otros y eso nos haría sentir bien por dentro.
Si posamos nuestros ojos en el horizonte, conseguiríamos unirnos a este mundo del todo. Si nos ponemos en los zapatos del otro, la vida sería más duradera y feliz. No lo es todo uno. Todo es todo.



Y pensar que por nosotros, cada vez hay menos diversidad. Si tanto nos gusta ¿porque no hacer nada al tiempo de ayudar? Es que lo que nos conviene no es lo más seguro. Lo seguro es a veces muy fácil. Lo que nos conviene es lo que hay más allá de aquel horizonte que tanto mirábamos. Salvar lo que nos queda de este mundo es lo mejor que podemos hacer.
Lo que nos queda en todos los sentidos: lo que nos queda color verde, lo que nos queda color rojo, violeta, amarillo y azul.
El ser humano actúa como un imperio: expandiendo sus tierras. Pero a veces de tanto expandir ni siquiera sabemos qué hay en esas tierras que poseemos. Exploremos lo nuestro ¿para qué queremos más si sabemos que más no hay?
Había una vez,
en un lejano reino,
una princesa celeste
que acaricia con si ensueño.
La princesa celeste,
que celeste se vestía
día a día tocaba
su tintineante campanita

Tintineante era,
tintineante es,
Y tintineante
será después.

Erase una vez,
en un reino cercano,
un príncipe elegante
que siempre dormía sentado.

El príncipe elegante
que elegante siempre estaba
fue a visitar a su princesa
que de celeste no andaba.

Esta era otra princesa,
que desde su balcón,
observaba el ocaso
mientras tarareaba una canción.

Esta princesa que canta
tenía un ruiseñor
que entonaba con ella
se rutinaria canción.

Al ruiseñor
no le agradaba
el príncipe de cartón
que vivía con su madre
en la siguiente mansión.

Pero éste no los visitaba
ya que le gustaba otra flor
la flor que desde siempre vivía
en otro balcón.

La princesa celeste
seguía tocando
su campanilla bien fuerte
para pasar un rato.

Aburrida, como siempre,
esperaba allí sentada,
a que su príncipe entre
por la puerta seleccionada.

Pero ni el príncipe elegante,
ni el príncipe de cartón
se atrevían a cruzar
la gran puerta de carbón.

No les gustaba, decían.
es que temían los dos
a que se manchen con tiza
al pasar al gran salón.

Y la princesa celeste,
lloraba a más no poder.
pues sus débiles sueños
no querían crecer.

Y la princesa que canta,
junto a su ruiseñor
iban al palacio celeste
a consolarla con una flor.

Fue la princesa que canta
la que se atrevió
a abrir la gran puerta
para que pasen los dos.

Los dos principes locos
con una tímida flor
se aventuraron un poco
para entregarle su amor.

Y la princesa celeste,
que lloraba hace días
se le secaron las lágrimas
y se llenó de alegría.

Se casó ese día
con los dos príncipitos
y se fueron de viaje
al más largo río.

La princesa que canta,
se sintió muy feliz
pues a su muy buena amiga
no tendría que recibir

Y ella se fue de gira
por tierra y por mar,
junto con su querida ave,
comiéndose un manjar.


Ro:
¿Sabías que cuando estoy triste, cansada, molesta, furiosa o resentida tengo una cura especial guardada en mi bolsillo izquierdo que uso muy poco pero con mucha exactitud? Lo guardo en el izquierdo porque me es más fácil encontrarlo así. Si lo guardara en el derecho, seguramente me olvidaría de que está ahí, y empezaría a desordenar toda mi habitación buscando mi valioso elixir. (Como ayer) ¿Te imaginas si yo hiciera eso todos los días? Además de mi elixir especial tendría que ir a la farmacia a comprarme remedios para la cabeza, la panza y unos calmantes especiales para momentos de desesperación. Me gastaría mucho más en esos remedios y entonces no tendría plata para divertirme y pasarla bien y... comprarme libros... (aunque sé que no estoy leyendo mucho). ¿Sabías también de qué color es ese elixir mágico? Verde. Amarillo. Rosa. Rojo... Del color que VOS quieras, porque ese elixir SOS VOS.

sábado, 13 de febrero de 2010

viernes, 12 de febrero de 2010



"Aunque creas que en verdad me fui a otro lugar, sigo observándote de cerca."

martes, 9 de febrero de 2010

Phoebe (Friends)



-Phoebe (por teléfono): Soy la médico personal de Ross, la doctora Falange. Si          Ross no se toma su medicación confunde los nombres de las mujeres. [A menudo usa el         nombre de "Regina Falange" si no quiere dar su nombre verdadero]         -Madre de Emily: Oh... Es Phoebe         -Phoebe: No, soy la doctora Falange. ¡¡Oh, usted tiene la misma enfermedad!!




-Phoebe: No puedo creer que pasè todo el dìa tratando de buscar una          buena acciòn no egoista sin èxito. Le di a un vago 200 dolares que estaba          ahorrando para comprar un hamster y me sentì feliz por haber demostrado que          puedo renunciar a la felicidad que produce un hamster para cerrarle la boca a Joey...         -Monica: Ningùn hamster cuesta 200 dolares         -Phoebe: El que yo querìa, sì...         -Monica: Tal vez debas dejarlo y aceptar que Joey tiene razòn         -Phoebe: ¡De ningùn modo! Acabo de dar a luz a tres niños y no quiero          que vivan en un mundo donde Joey tiene razòn.


-Si tanto te molesta sal ahí y recoge los zapatos.  -No, no lo hagas, sería una estupidez.  -No tengo por qué demostrarles nada, voy a salir a buscarlos.  -Pero se enterará todo el mundo.  -A no ser que los recoja y mañana temprano vuelva a dejarlos ahí.  -Oh... necesito ayuda... (Temporada 1, Final episodio 6).


EN CENTRAL PERK
Mónica:(preguntando que haría si fuera omnipotente) Ahora te toca a ti.
Phoebe: Si fuera omnipotente por un día desearía: la paz mundial, que nadie pasara hambre, respeto por la selva tropical y unas tetas más grandes.
Ross: ¡Vaya! Yo hubiera dicho lo mismo. ¿Y tú que harías (a Chandler)?
Chandler: Si fuera omnipotente por un día, me haría omnipotente para siempre...
Rachel: ¡Puff! Ya ves, siempre hay alguien que dice "si me concedieran un deseo pediría tres más"
(Llega Joey)Mónica: Joey, ¿tú que harías si fueras omnipotente?
Joey: Suicidarme, seguramente.
Mónica: ¿Cómo dices?
Joey: Oye, si no me funcionara no tendría motivos para vivir.
Ross: Joey, om-ni-po-ten-te...
Joey: ¿Lo eres? Ross, lo siento


[Escena: Están todos en el piso de Mónica y Rachel tirados en el salón]
TODOS:¡¡¡AAAAAaaaaahhhh!!!
RACHEL: Mónica esta cena de acción de gracias ha sido… la mejor de todas. Creo que nos has matado.
ROSS: No podría comer ni un bocado más.
JOEY: Necesito algo dulce.
PHOEBE: ¿Alguien quiere ver la tele?
CHANDLER: Vale
RACHEL: Sí.
MÓNICA: Vale
PHOEBE: (Pulsa los botones del mando a distancia sin ganas y sin levantarlo) Mónica, tu mando no funciona.
MÓNICA: Phoebe tienes q cogerlo y apuntar.
PHOEBE: Ah, es igual. [Dejando el mando]
RACHEL: ¿Eh sabéis que podríamos hacer? Jugar a eso de decir cada uno algo por lo que esté agradecido.
JOEY: Sí, vale, yo estoy agradecido por el otoño tan maravilloso que estamos teniendo.
CHANDLER: Muy bonito.
RACHEL: Eso es fantástico.
JOEY: Sí, el otro día en la parada del autobús soplaba una encantadora brisa de otoño y le levantó la falda a una chica. Lo cual me recuerda que también estoy agradecido por los tangas.
CRÉDITOS DEL PRINCIPIO
JOEY: De hecho más que ropa interior son una obra de ingeniería. En serio, es increíble cuánto se puede hacer con tan poca tela. Y encima juegan con tu coco, ya sabéis. ¿Lo lleva o no lo lleva? No se sabe.
CHANDLER: ¿Te das cuenta de que aún estás hablando?
MÓNICA: ¿Alguien está agradecido por algo que no sean los tangas?
ROSS: Yo no sé qué elegir, ¿estoy más agradecido por mi divorcio o por mi desalojo?
PHOEBE: Vaya, y yo que creía que no se te ocurriría nada.
ROSS: Lo siento, pero este es el peor día de acción de gracias.
CHANDLER: No, no, no, no, yo soy el rey de los sufrimientos. No puedes presentarte con tu matrimonio horrible y quitarme el puesto.
RACHEL: No, no irás a contar la historia del divorcio de tus padres, ¿verdad?
ROSS: Dios mío, no.
MÓNICA: No, no lo hagas.
RACHEL: No, en serio.
JOEY: No, no, vamos, yo quiero oírla. No sería acción de gracias si Chandler no nos deprimiera.
CHANDLER: Lo veis, es una tradición, como el desfile, como si el desfile descubriera que es gay y abandonara a toda su familia
[Escena: Acción de gracias de 1978 en casa de Chandler. Está Chandler de niño, sus padres y un criado con rasgos asiáticos que corta el pavo.]
NORA BING: Escucha, Chandler, cariño, el hecho de que vayamos a divorciarnos no significa que te queramos menos, simplemente significa que [tu padre] prefiere acostarse con el criado en vez de conmigo.
CRIADO: (Se acerca a Chandler con pavo) ¿Más pavo, señorito Chandler? (Chandler mira con cara de sorpresa a su padre)
[Escena: De vuelta al piso de Mónica y Rachel, todos siguen en la misma posición]
ROSS: Tienes razón, el tuyo es peor, eres el rey de los días de acción de gracias horribles.
PHOEBE: No estés tan seguro, yo tengo uno que es aún peor.
CHANDLER: ¿En serio? ¿Peor que "más pavo, señorito Chandler"?
PHOEBE: Oh, ¿es que el niño rico tuvo problemas con el mayordomo? Sí, el mío es peor...
[Escena: Acción de gracias de 1862 en un tienda de campaña en una guerra, Phoebe es enfermera y está intentado curar a un herido.]
PHOEBE: ¡¡Más vendas!! ¡¡Más vendas!! Por favor, ¡¿alguien podría traerme más vendas?! Este hombre está… (cae una bomba y el amputa un brazo a Phoebe) Vaya mierda.
[Escena: De vuelta al piso de Mónica y Rachel]
ROSS: En esta vida, Phoebe.
PHOEBE: Ah, en esta vida, sí vale, el de Chandler es el peor.
JOEY: Tiene que ser guay acordarse de esas cosas. Yo no tengo recuerdos de ninguna vida pasada.
PHOEBE: Claro que no, cariño, tu eres de nuevo cuño.
RACHEL: Yo sé cual es el peor día de Mónica.
MÓNICA: Oh, no contemos esa historia.
CHANDLER: Eh, venga, vamos, por favor.
PHOEBE; Ah, ya lo sé, ya lo sé. Fue cuando Joey no podía quitarse de la cabeza el pavo de Mónica.
ROSS: ¿Qué?
RACHEL: ¿Qué? ¿Joey tenía la cabeza metida dentro de un pavo?
JOEY: Eh, no fue así como suena...
CHANDLER: Fue exactamente tal como suena.
[Escena: Acción de gracias de 1992, piso de Mónica, Phoebe entra por la puerta y deja unas bolsas en la cocina.]
JOEY: (su voz se oye de fondo) ¿¿Hola??
PHOEBE: ¿Hola?
JOEY: (se sigue oyendo de fondo) ¿Phoebe?
PHOEBE: Joey, ¿qué te pasa?
JOEY: (aún se oye de fondo) Pues que… (sale del baño con un pavo en la cabeza)
PHOEBE: Ooohh. ¡Qué desastre!
JOEY: Lo sé, no puedo quitármelo.
PHOEBE: Cuidado con el escalón (le ayuda a bajar). ¿Cómo te lo has puesto?
JOEY: Verás, me lo he puesto para asustar a Chandler.
PHOEBE: Madre de Dios, a Mónica le va a dar un patatús.
JOEY: Entonces ayúdame a quitármelo. Encima huele fatal aquí dentro.
PHOEBE: Claro que huele fatal, tienes la cabeza metida en un animal muerto. Mónica... (Joey se agacha y Phoebe coloca el pavo sobre la mesa y le echa perejil para disimular).
MÓNICA: (Entra al piso) Hola.
PHOEBE: Hola.
MÓNICA: Oye, ¿has conseguido el…? ¡¡Madre de Dios!! ¡¡Qué horror!! ¿Quién es?
JOEY: Soy Joey. (se incorpora)
MÓNICA: ¿Qué estás haciendo? ¿Se supone que eso es gracioso?
PHOEBE: No, no tenía que ser gracioso, tenía que dar miedo.
MÓNICA: Pues quítatelo inmediatamente.
JOEY: No puedo, me he atascado.
MÓNICA: Me da igual, ese pavo era para mis padres y no se lo van a comer con tu cabeza de relleno.
PHOEBE: Muy bien, un momento, ¿vale? Vamos a pensar con la cabeza (Joey se pone la mano en la "barbilla" [con el pavo en la cabeza], como si estuviera pensativo.)
MÓNICA: Ya lo tengo, venga, Phoebe, tira del pavo, yo abriré las piernas lo máximo posible (Joey se ríe). ¡Joey!
JOEY: ¿Sí?
MÓNICA: Ahora no es el momento.
JOEY: Lo siento.
MÓNICA: Venga, a la de tres. Un, dos y tres. (Phoebe coge un trapo y Mónica agarra las patas del pavo, tiran hacia un lado y Joey hacia el otro pero sale despedido en dirección contraria justo cuando aparece Chandler)
CHANDLER: ¡¡Aaahh!!
JOEY: (Hablando hacia un lugar donde no hay nadie) Ha funcionado, te he asustado, lo sabía, jaja...
CHANDLER: Estoy aquí, chavalote.
JOEY: (Se da la vuelta pero tampoco hay nadie) Sí, claro, ja, ja. Te he asustado (hace un bailecito)
[Escena: De vuelta la piso de las chicas]
CHANDLER: (Se ríe) Sí, parecías un idiota.
JOEY: Yo no fui el único que hizo el idiota, ¿vale? ¿Os acordáis de cuando Ross intentó decir calabaza de verano y pero le salió balabaza de cerano? (Se ríe)
ROSS: (Irónicamente) Sí, viene a ser lo mismo.
MÓNICA: Ese fue mi peor acción de gracias.
PHOEBE: No, espera, no puede ser al que se refería Rachel porque ella ni siquiera sabía lo que había pasado.
JOEY: Es cierto.
ROSS: ¿Qué pasó?
JOEY: Sí, ¿qué ocurrió?
PHOEBE: Así que, ¿cuál fue?
MÓNICA: La verdad es que no tengo ganas de contar esa historia.
CHANDLER: Vamos, Mónica, deprimirse recordando el pasado es lo suyo el día de acción de gracias. Bueno, al menos para mí y para los indios.
PHOEBE: Sí.
MÓNICA: Oye, tú menos que nadie querrías que contara esa historia.
CHANDLER: ¿Qué significa eso?
[Escena: Acción de gracias de 1987, están en el salón de la casa de los Geller Judy y Jack. Llaman al timbre]
JUDY: ¡Mónica! Creo que Rachel ya está aquí.
MÓNICA: Ya abro yo. (Aparece Mónica terriblemente gorda) Uff. (Abre la puerta) Feliz día de acción de gracias.
RACHEL: Para mí no. Chip y yo hemos cortado.
MÓNICA: ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Qué ha pasado?
RACHEL: Bueno, sabes que mis padres esán de viaje y que Chip tenía que venir a casa.
MÓNICA: Sí, sí y tu ibas a entregarle tu… tu flor.
RACHEL: Oye, Mónica, ¿no podrías llamarlo sexo? Me pongo nerviosa cuando lo llamas así. Y por cierto, ya que ha salido el tema, la cosa de un tío no se llama lo tierno, puedes creerme. (Entran al salón y saluda a los Geller) Hola.
JACK: Hola Rachel.
JUDY: Hola.
RACHEL: Feliz día de acción de gracias. (Llegan Ross y Chandler. Ross tiene bigote y el pelo a lo afro y Chandler tiene un pelo… indescriptible)
ROSS: Hola.
JUDY: Vaya, hola.
ROSS: Eehhh… familia, éste es Chandler, mi compañero de habitación y cantante solista de nuestra banda.
MÓNICA: Ross…
ROSS: Ah, esa es Mónica.
MÓNICA: (Se dan la mano) Hola, yo soy su hermanita.
CHANDLER: Sí, claro.
JUDY: Me alegro mucho de que hayas venido, hay mucha comida, Chandler, así que espero que tengas hambre.
ROSS: No, mamá, verás, Chandler odia el día de acción de gracias y no soporta los platos típicos.
JUDY: Vaya… Entonces me alegro de que le hayas traído.
MÓNICA: (Sosteniendo una lata de refresco) Chandler, si quieres puedo prepararte unos macarrones para cenar.
CHANDLER: Siempre que no lo hayan comido los peregrinos me apunto.
MÓNICA: (Empieza a reírse y echa el refresco por la nariz) ¡Maldita sea!
ROSS: (Mira a Rachel y le hace una seña a Chandler, de que va a ir a hablar con ella. Rachel está mirándose en un espejo la nariz) Oye, Rach, ¿las cosas han cambiado mucho por aquí? Ya sabes como ahora estoy fuera en la universidad.
RACHEL: Ah, no, no mucho.
ROSS: Me alegro. Oye… (Rachel se va dejándole con la palabra en la boca)
[Escena: Rachel entra en la cocina, donde está Mónica.]
RACHEL: No puedo creer que Chip me haya dejado por la zorra de Nancy Branson. No pienso salir con él nunca más, y me da igual cuánto me lo suplique.
MÓNICA: (Entra Ross en ese momento y coge algo de la alacena) No creo que eso pase si está saliendo con Nancy Branson.
RACHEL: La verdad es que ya estoy harta de tanto niñato. Son unos idiotas, son unos críos bobos y estúpidos. Voy a salir con hombres.
ROSS [haciéndose el maduro]: Lo siento Judy, es que no encuentro esa fuente que Jack y tú estabais buscando.
MÓNICA: Llámales papá y mamá, mocoso.
ROSS: ¡¡Mónica!! (Se va)
[Escena: Salón de los Geller, Chandler está en un sofá comiéndose los macarrones y Mónica se sienta junto a él; en ese momento él se separa de ella]
MÓNICA: Eh, Chandler, ¿te han gustado los macarrones?
CHANDLER: Uy, sí, deberías ser cocinera.
MÓNICA: ¡Vale! (Chandler se va y viene Rachel)
RACHEL: ¿Sabes qué? Todo aquello de que Nancy Branson era una zorra no era más que un rumor, así que Chip pasa de ella y quiere venir a mi casa esta noche.
MÓNICA: Ooohh, eso es genial.
RACHEL: Sí, lo sé.
MÓNICA: Dios, escucha, si Chip y tú lo hacéis esta noche, prométeme que me lo contarás todo.
RACHEL: Uy, por supuesto, aunque no tiene tanta importancia, ya lo hicimos más o menos una vez.
MÓNICA: Lo sé, pero, en fin, esta vez sabrás seguro si lo has hecho o no.
RACHEL: Lo sé… ¡Ah! Y Chip me ha dicho que… que esta vez durará al menos una canción entera.
[Escena: Ross y Chandler están fregando los platos en la cocina.]
ROSS: Voy a invitar a Rachel a salir esta noche, e igual le toco la canción que compusimos la semana pasada.
CHANDLER: ¿Mochila emocional?
ROSS: Sí.
CHANDLER: Ya es tuya. Oh, pero no te cuelgues mucho, ¿vale? Porque tenemos que probar nuestra nueva identidad. ¿Recuerdas, Clifford Alban?
ROSS: Escucha, Rowland Chain. Si todo sale bien estaré con ella toda la noche.
CHANDLER: Tío, no me hagas eso.
ROSS: (Mónica entra por detrás sin que ninguno la vea) Ah, tío, tranqui, quédate aquí. A mis padres les dará igual.
CHANDLER: No, es que no quiero pasarme la noche con la gorda de tu hermana.
ROSS: Oye… (Mónica se va sin que la vean, muy dolida)
[Escena: Salón de los Geller, están Jack y Judy.]
JUDY: Mónica, ¿por qué no te acabas estas tartas? No me cabe nada más en la nevera.
MÓNICA: (Las sostiene pero no se las lleva) No… ¡No, gracias! (Se va)
JACK [irónicamente]: Vaya Judy, lo has conseguido, ¡por fin está llena!
[Escena: De vuelta al piso de las chicas]
CHANDLER: ¿Te llamé gorda? Ni siquiera me acuerdo de eso…
MÓNICA: Pues yo sí.
CHANDLER: Lo siento mucho, de verdad que sí, pero venga, en esa época yo era un idiota. ¡Hasta me subí al escenario en un concierto de los Wham!
PHOEBE: Jo, no puedo creer que la llamaras gorda.
ROSS: Ni yo que dejaras que George Michael te abofeteara.
CHANDLER: Lo siento en el alma, fue algo horrible, lo siento muchísimo.
RACHEL: De hecho yo no me refería a ese día acción de gracias.
MÓNICA: Claro que sí.
RACHEL: No, qué va, me refería a…
MÓNICA: Se acabó acción de gracias y empieza la Navidad. ¿Quién viene a comprar un árbol?
PHOEBE: Oh, no, tengo una historia de Navidad monísima.
CHANDLER: Vale, pero primero queremos oír la historia de Mónica…
PHOEBE: Vale, muy bien, la mía va de un enano que partieron por la mitad, pero como queráis...
[Escena: Acción de gracias de 1988, cocina de casa de los Geller. Rachel se está limando las uñas y Judy prepara la cena.]
JUDY: Oye, Rachel, tu madre me ha dicho que has vuelto a cambiar de especialidad.
RACHEL: Sí, tuve que hacerlo. Nunca había sitio para aparcar en psicología.
JACK: (Entra en la cocina) Hola, Rachel.
RACHEL: Ah, hola.
JACK: Caray, me encanta tu nueva nariz.
JUDY; Jack…
JACK: ¿Qué? El doctor Wolfson es un artista. Me quitó unos lunares, que tenía. ¿Quieres verlos? (Se va a levantar la camisa para enseñarle la espalada)
JUDY: (Suena el timbre) Yo voy.
RACHEL: No, por favor, permítanme [apresurándose a evitar la oferta de Jack.]. (Abre la puerta y aparecen Ross y Chandler, con unos trajes de chaqueta de colores llamativos y camisetas). Hola.
ROSS: Hola. (Entran al salón dónde están Jack y Judy) Feliz día de acción de gracias.
JUDY: Hola.
JACK: Vaya, has cambiado de peinado.
CHANDLER: Sí, ahora hablábamos de eso, es increíble las pintas que teníamos (Se remangan las mangas de las chaquetas a la vez).
ROSS: Sí, por cierto, ¿dónde está Mónica?
JUDY: Está arriba. ¡Mónica, baja! Ya han llegado todos, Ross, Rachel y el chico que odia el día acción de gracias. (Aparece Mónica, delgadísima, con un vestido impresionante)
MÓNICA: Hola, Chandler.
CHANDLER: Madre mía.
MÓNICA: ¿Qué te pasa? ¿Le pasa… le pasa algo a mi vestido?
CHANDLER: Es que estás muy cambiada, estás estupenda, ese vestido, ese cuerpo…
ROSS: ¡Tío!
CHANDLER: Perdón.
JUDY: Sí, sí, Mónica ha adelgazado mucho, pero lo que más nos interesa es saber algo de la nueva novia de Ross.
ROSS: Oohhh… mamá. Vale, se llama Carol y es muy guapa e inteligente (Mónica le hace carantoñas), está en el equipo de gimnasia rítmica y en el de rugby, ¿os lo podéis creer? Participa en ambos equipos.
MÓNICA: Bueno Chandler, nos vemos cenando (se va con hacia la cocina y Chandler le mira el culo al irse, hasta que Jack le tapa la vista).
JACK: Oye…
CHANDLER: Perdón.
[Escena: Mónica está en la cocina, y Rachel entra corriendo.]
RACHEL: ¡Oh! Madre mía, has estado brutal. Te has vengado de él por haberte llamado gorda. Pero si se le caía la baba. Ahora debes sentirte genial.
MÓNICA: Pues no mucho.
RACHEL: ¿Qué?
MÓNICA: Sí, ya sé que tengo buen aspecto, y sí me siento bien porque no tengo problemas de amores bla, bla, bla... Pero no siento que me haya vengado de él, ¿sabes? En fin, tengo ganas de humillarle, quiero… quiero que se sienta como desnudo, para señalarle y reírme de él.
RACHEL: Vale, eso es algo que se puede conseguir.
MÓNICA: ¿Cómo?
RACHEL: Bueno… los tíos suelen desnudarse antes de hacer el amor.
MÓNICA: ¿Qué? Oye… yo no he luchado para adelgazar tanto sólo para entregarle mi flor a alguien como él.
RACHEL: Vale, primero, si sigues llamándolo así nadie te la va a oler. Y segundo y más importante, no vas a hacer el amor con él, sólo a vas a hacer que él crea que sí.
MÓNICA: Sí…
RACHEL: Sí…
MÓNICA: Y cuando esté desnudo le echaré a la calle, cerraré la puerta y todos nuestro vecinos le humillarán.
RACHEL: Sí, entonces fijo que te vengarás de él.
MÓNICA: Vale, pero ¿cómo insinúo que quiero acostarme con él?
RACHEL: Haz una cosa, limítate a fingir que todo lo que te rodea te excita.
MÓNICA: ¿A qué te refieres?
RACHEL: Cualquier cosa puede ser sensual como… ¡Ah vale! Como este trapo de cocina, (se lo pone en las mejillas y finge estar excitada) ¡Ooohhh!, me encanta sentirlo contra mi mejilla, y… y si empiezo a tener calor puedo secarme con él (se seca en el escote), o puedo bajarlo hasta la cadera y pasarlo entre mis dedos mientras le hablo (lo hace de nuevo fingiendo estar excitada).
MÓNICA: Eso lo puedo hacer…
RACHEL: Vale. Bien, bien, bien. Haz algo, ya viene… (Entra Chandler y Rachel se va) Eh, ¿qué tal?
CHANDLER: Mónica, quería saber si podrías prepararme unos macarrones como los del año pasado.
MÓNICA: Será un placer. (Coge la caja y se la pone en la mejilla fingiendo exitación) Uuhhh, me encantan los macarrones con queso… Me encanta sentir la caja contra mi mejilla…
CHANDLER [extrañado]: Vale…
MÓNICA: Ah, y me encantan las zanahorias (coge unas zanahorias y se las pone entre los dedos, al lado de la cadera, mientras con la otra mano sigue sosteniendo la caja de macarrones), a veces me gusta colocarlas entre mis dedos… así… y… y… sostenerlas aquí mientras te hablo. Y, ¿sabes? si empiezo a tener calor me… me gusta coger ese cuchillo (apoya la caja de macarrones sobre el hombro para alcanzar el cuchillo) y sentir el frío acero sobre… mi cuerpo (lo apoya en la barriga).
CHANDLER: ¿Te encuentras bien?
MÓNICA: Uy, sí, muy bien. (A cámara lenta, se le resbala la caja de macarrones, esto hace que suelte el cuchillo, de una vuelta en el aire y caiga en el zapato de Chandler)
[Escena: Están en un hospital, Chandler está en la camilla, y los demás el acompañan, junto con los enfermeros de la ambulancia y el médico que está para recibirles]
MÉDICO: A ver, ¿qué tenemos?
ENFERMERO: Varón de 20 años con dedo amputado en el pie derecho (abren la puerta con los pies de Chandler).
CHANDLER: ¡¡¡AAAAHHHH!!!
ROSS: ¿Podría no abrir las puertas con sus pies? Ya sabe dónde tiene la lesión, dedo amputado, usted mismo lo ha dicho.
MÉDICO: Aquí pone que el cuchillo le atravesó el zapato.
JACK: Claro… tiene tanto agujeros.
MÉDICO: ¿Han traído el dedo?
MÓNICA: Sí, lo tengo aquí (saca una bolsita con hielo) en hielo.
MÉDICO: No se preocupe joven se lo volveremos a colocar y… (mira dentro de la bolsita)
MÓNICA: ¿Qué? ¿Qué pasa?
MÉDICO: Ha traído una zanahoria.
CHANDLER: ¿Qué?
MÉDICO: Esto no es su dedo, es un trocito de zanahoria muy fría.
RACHEL: ¿Has traído una zanahoria?
MÓNICA: Bueno…
JUDY: ¡Oh, que desastre!, hay un dedo en mi cocina.
MÓNICA: Por Dios, lo siento, volveré a buscarlo.
MÉDICO: Es tarde, sólo podemos cosérselo.
CHANDLER: ¿Sin mi dedo? ¡Necesito mi dedo!
MÓNICA: Oiga… no, no, volveré superrápido. Papá, dame las llaves del Porsche.
JACK: No, no voy a tragarme ese truco…
MÓNICA: Pero…
[Escena: De nuevo en el piso de las chicas]
CHANDLER: ¿Y por eso perdí un dedo? ¿Porque te llamé gorda?
MÓNICA: No era mi intención cortártelo, fue un accidente.
CHANDLER: ¿Por eso tuve que aguantar que me llamaran “el cojeras”?
MÓNICA: Lo siento… No fue todo el dedo.
CHANDLER: Sí, pues añoro la punta, era la mejor parte. Tenía la uña.
MÓNICA: Chandler… (se va y detrás de Chandler va Mónica)
ROSS: “El cojeras”, eso me lo inventé yo.
JOEY: Eras un cretino.
[Escena: Mónica y Chandler en el rellano]
CHANDLER: No me lo puedo creer.
MÓNICA: Chandler, he dicho que lo siento.
CHANDLER: Sí, pero no conseguirás que vuelva el más gordito que se lo comió. Odio este estúpido día y todo lo relacionado con él. Ya nos veremos (Se da la vuelta para irse a su piso)
MÓNICA: Espera Chandler, ven aquí. ¿No hay nada que pueda hacer? ¿Nada?
CHANDLER: Sí, puedes dejarme en paz un rato. (Se va)
[Escena: Apartamento de los chicos, Chandler está con el pollito y el patito]
CHANDLER: (Pasa el pato) Jo, jo, soy un pato, hago cuack cuack y eso me hace feliz. (Llaman a a puerta y Chandler va a abrir y se encuentra con Mónica con un pavo en al cabeza). Buen intento.
MÓNICA: Espera, espera, espera (se coloca un gorrito -tipo fez).
CHANDLER: Oye Mónica… (Mónica se coloca unas gafas de sol gigantes) Esto no va a funcionar.
MÓNICA: Apuesto a que esto funciona (se pone hacer un bailecito estúpido).
CHANDLER: (Empieza a reírse) Eres una tía genial… Te amo.
MÓNICA: ¿Qué?
CHANDLER: Nada, he dicho que eres una tía genial y luego he dejado de hablar.
MÓNICA: Has dicho que me amas, no lo puedo creer.
CHANDLER: No, no lo he dicho.
MÓNICA: Sí lo has dicho.
CHANDLER: No lo he dicho.
MÓNICA: Me amas.
CHANDLER: No es verdad para, para, para. (Dan vueltas y Mónica se queda mirando hacia la puerta justo cuando aparece Joey)
JOEY: ¡¡¡AAAAaaaahhhhh!!!! (sale corriendo)
CRÉDITOS DEL FINAL
[Escena: Acción de gracias de 1915 en un tienda de campaña en una guerra, Phoebe es enfermera y está intentado curar a un herido]
PHOEBE: ¡¡¡Gasas!!! ¡¡¡Gasas!!! ¡¡Necesito más gasas ahora msimo!! ¿Alguien podría traerme más gasas, por favor? (Cae una bomba y se le cae el brazo a Phoebe) Esto empieza a ser ridículo, ¿no? Bueno, vamos ver (Se empieza a limpiar su herida).
FIN